Santa Fe 1828 - Rosario (S2000AUD) / TEL FAX: 0341-4258187 / 0341-4241012

BIOQUÍMICA Y CORONAVIRUS

BIOQUÍMICA Y CORONAVIRUS
 
 
Nuestros más profundos agradecimientos a nuestros bioquímicos y bioquímicas que hacen frente a la pandemia del COVID-19.
 

Una vez más un enemigo invisible ataca a la humanidad y nuestra profesión encabeza la línea de defensa. Los memoriosos podrán recordar la epidemia de poliomielitis de 1956 que obligó a la suspensión de clases, el misterio que rodeaba al síndrome de inmunodeficiencia adquirida a principios de los ochenta y la propagación de la gripe H1N1 en 2009. En todos esos casos fueron bioquímicos los primeros en identificar al enemigo, brindar respuestas e investigar una defensa definitiva. Si algo puede marcar la diferencia entre todas las pandemias sufridas por la humanidad y la actual de COVID-19 es, justamente, el increíble avance de nuestra profesión.

En menos de tres meses de conocidos los primeros casos se había secuenciado el genoma del virus y desarrollado tests analíticos. En estos momentos, más de una treintena de empresas de todo el mundo trabajan en vacunas; de las cuales dos por lo menos se encuentran en ensayos clínicos. Por supuesto que esta no es una tarea exclusiva de los bioquímicos sino de todo el equipo de salud y de los comunicadores sociales que se esfuerzan en fomentar el cambio de hábitos necesarios para disminuir los contagios hasta encontrar una cura definitiva. Sin embargo, es innegable que son nuestros colegas quienes aquí -y en el resto del mundo- están dando respuestas.

Los tiempos están cambiando”, decía Bob Dylan y ciertamente tenía razón. Hace menos de dos años, un rector de una universidad pública de nuestro país ponía a la bioquímica como ejemplo de una profesión destinada a la extinción. ¿Cual era su justificación? Para él -y por suerte no para quienes elegíamos y seguimos eligiendo esta profesión- las máquinas resolverían todas las demandas analíticas. Esta persona no podría haber estado más equivocada. Con sólo decir que fueron bioquímicos -y no sistemas informáticos- quienes identificaron al Coronavirus responsable de esta pandemia se destaca nuestro rol como agentes indispensables de salud. Son bioquímicos, y no máquinas, quienes tratan con los enfermos, quienes ofrecen palabras de consuelo, quienes ponen lo mejor de sí para contribuir al equipo de salud con datos certeros y fructíferos y nuestra labor no termina ahí. También son bioquímicos quienes en las redes sociales combaten la desinformación y las teorías simplistas o tremendistas.

Los tiempos están cambiando” y nosotros somos propulsores de ese cambio. Hoy, se aplaude a los profesionales de la salud. Hoy, más que nunca, se admite que un mundo en el cual un deportista de élite cobra miles de veces más que un científico con doctorado y una modelo tiene millones de seguidores más que una profesional especialista tiene un problema en sus prioridades. Llevamos años hablando de los problemas de nuestra profesión, desde la precarización laboral hasta la mercantilización del sistema de salud, y hoy ha llegado nuestro día. Este es el momento de poner el hombro y de bregar para que cuando la pandemia de COVID-19 sea parte del pasado también lo sean aquellos problemas.

Finalmente, pero no por ello menos importante, queremos hacer llegar desde el Colegio nuestro agradecimiento a nuestros matriculados por lo que han hecho, lo que están haciendo y lo que estamos seguros que harán en el futuro. Gracias a todos, desde quienes han cumplido las Bodas de Oro en la profesión y siguen trabajando hoy en día hasta quienes se han inscripto en este 2020 y están comenzando a transitar este camino tan apasionante. Todos y todas son merecedores y merecedoras del aplauso lleno de gratitud al cual nos sumamos desde el Colegio.

Por lo que están haciendo por nuestra profesión y la comunidad: muchas gracias.


 
 
Volver